La bella Afrodita

El nacimiento de Venus, Sandro Botticelli

Afrodita, la bella y seductora, dadora de belleza y fertilidad, representa la pasión sensual y el placer del amor físico. Su origen es incierto; se supone que su nombre hace referencia a la diosa semítica de la fertilidad Astarté o simplemente significa “amante”.

Afrodita no es una diosa del matrimonio, está en constante conflicto con Hera, sino que hace que dioses y hombres se enamoren promiscuamente, también con la ayuda de su cinturón mágico, según su capricho, a menudo también por deseo de venganza. Solo sobre Atenea, Artemisa y Hestia no tiene ningún poder.

Zeus y Dione, una diosa de la tierra, son nombrados padres de Afrodita en uno de los mitos.

Su etimología popular es la de “nacida de la espuma” o “que camina sobre la espuma”, que creció en la espuma que se formó alrededor de los genitales de Urano, castrado por Cronos. Según un relato, fue conducida por el dios del viento Zephyros en una concha de mejillón a través del mar, pasando por Citera hasta Chipre (de ahí sus epítetos Kythereia y Kypris), las flores florecieron donde pisó tierra.

Ella, la diosa de la belleza, está casada con el artista entre los dioses, Hefesto, pero le engaña con Ares desde tiempos inmemoriales.
Harmonía, la posterior esposa de Kadmos, y Eros, que la acompaña desde entonces como un niño de espíritu alegre.

El secuestro de Psyche William Adolphe Bouguereau
El secuestro de Psyche William Adolphe Bouguereau

Como flechador alado, Eros o cupido triunfa en el corazón de sus víctimas y las subyuga al amor, incluido el amor al mismo sexo, uniendo así las cualidades de su madre, la diosa del amor, y de su padre, el dios de la guerra.

Cuando Afrodita aún habitaba en el mar, tuvo como amante al hijo de Nereo, Nerites, quien, sin embargo, no quiso seguirla cuando, según el destino, fue llamada a ascender a los olímpicos.
También rechazó las alas que le ofreció Afrodita.
Se las dio al joven Eros, y Afrodita transformó a Nerites en una concha.

El nacimiento de Venus, Alexandre Cabanel
El nacimiento de Venus, Alexandre Cabanel

A Poseidón le dio el gigante Eryx, a Dioniso Priapos.
De Hermes, Afrodita tuvo a Hermafrodito.

Hermafrodito fue amado apasionadamente por la ninfa Salmakis, pero no correspondió a su amor. Cuando él se bañó accidentalmente en su manantial, ella lo arrastró hasta el fondo y pidió a los dioses permanecer unida a él para siempre. Así, sus dos cuerpos se fundieron en uno solo, con medidas femeninas, pechos femeninos y genitales masculinos. El manantial tiene el mismo efecto en todas las personas que se bañan en él.

Debido a su desenfreno, Afrodita tuvo que enamorarse del mortal Anquises según la voluntad de Zeus. De la unión en el monte Ida nació Aineias antecesor de los fundadores de Roma, Rómulo y Remo.

Cuando Anquises presumió una vez de su relación con Afrodita en estado de embriaguez, ella se apartó de él y Zeus lo paralizó con su rayo.
También se dice que Anquises, por haber visto desnuda a la diosa, quedó ciego por las abejas.

Porque la hija de Cíniras, rey de Chipre, Mirra presumía de tener el pelo más hermoso que la diosa, Afrodita hizo que se enamorara de su padre Cíniras.
La muchacha le engañó con la ayuda de una nodriza y concibió a Adonis.
Cuando el monarca descubrió el engaño incestuoso, quiso matarla, pero Mirra se transformó en el árbol de mirra.

Partido por un jabalí, cayó de él el niño Adonis, que Afrodita colocó inmediatamente en una caja y confió a Perséfone.
Cuando Zeus se negó a arbitrar, la musa Calíope decidió que Adonis pasara la mitad del año en el inframundo y la otra mitad con Afrodita.
Más tarde, Afrodita se vengó de esta decisión impopular matando a Orfeo, el hijo de Calíope.


Adonis también fue asesinado por un jabalí que le atacó mientras cazaba.
Según algunos, fue el celoso Ares, según otros Hefesto, quien eliminó al bello rival en forma animal.
La diosa hizo crecer la rosa roja de Adonis de la sangre del mortalmente herido.

Venus y Adonis, François Lemoyne
Venus y Adonis, François Lemoyne


Afrodita ayudó repetidamente a los mortales a conquistar mujeres, por ejemplo a Hipómenes (o Melanión) en su cortejo de Atalante, la gran cazadora. Atalante quería casarse con quien pudiera derrotarla en una carrera, pero quien era derrotado moría.

Aunque competía con armadura completa contra pretendientes desnudos, ya había derrotado y matado a muchos. Afrodita le dio a Hipómenes, que quería competir por Atalante, tres manzanas de oro de uno de sus jardines de Chipre.


Las dejó caer en la carrera y Atalante se quedó atrás, habiendo cogido los preciados objetos por curiosidad o codicia.
Jasón fue ayudado a ganar por Afrodita Medeia.
Después de que el juicio le fuera favorable, organizó el rapto de Helena por Paris, a quien siempre tuvo cariño.

El juicio de Paris Artista: Enrique Simonet (1866–1927)
El juicio de Paris Artista: Enrique Simonet (1866–1927)

La diosa también se apiadó de Pigmalión, considerado amante de Afrodita en Chipre, cuando se enamoró de su imagen de culto desnuda o de una estatua que había tallado en marfil: ante su desesperada plegaria, la talla cobró vida y Pigmalión la tomó por esposa.

Los que rechazaban el amor o despreciaban el culto de Afrodita sufrían crueles castigos: las mujeres de Lemnos la golpeaban con el peor olor corporal a causa de las víctimas descuidadas, de modo que todos los hombres huían de ellas.
Sólo en el transcurso del viaje de los argonautas, Afrodita curó a las mujeres por el bien de Hefesto.

Dafnis, que de joven se había jactado de resistir las tentaciones del amor, pronto se enamoró apasionadamente de la ninfa Naïs, quien, sin embargo, le cegó cuando le fue infiel con un mortal.
Por esta razón, las ninfas lo ahogaron cuando cayó al río Anapos.

Hipólito fue culpable de un delito similar, al igual que Narkissos: desdeñó a todas las mujeres (y hombres) que le deseaban, incluida la ninfa Eco.
Hera le había quitado el habla a la ninfa porque había advertido a Zeus, que se divertía con las ninfas, de la proximidad de su esposa. Desde entonces, sólo podía repetir la última sílaba de una palabra que oía. Narciso la despreció y Eco se fue marchitando hasta ser sólo una voz incorpórea. Pero estaba condenado a enamorarse de su propio reflejo, y en esta pasión por sí mismo se marchitó en un estanque del Helicón y murió.


La musa Kleio se había burlado de Afrodita por su amor a Adonis y, al igual que Mirra, se enamoró de su padre bajo la influencia de Afrodita y dio a luz al hermoso Hyakinthos.

El hijo de Sísifo, Glauco, retuvo los sementales de sus yeguas para hacerlos más fogosos para las carreras de carros y por ello fue muerto y devorado por ellas a instancias de la diosa.


La hija de Helios, Pasiphaë, obligada a enamorarse de un toro, Eos, la diosa de la aurora, porque Ares había traicionado a Afrodita con ella, tuvo que enamorarse dos veces de mortales, primero del hijo de Hermes, Kephalos, que cazaba cada mañana en el Hymettos y llamaba su atención por su brillante aspecto.

En contra de su voluntad, primero lo apartó de su esposa Prokris, y luego sembró unos celos intensos entre sus cónyuges, que finalmente llevaron a Prokris a seguir a su marido en la cacería y a ser accidentalmente asesinada por él con la infalible lanza de Minos.
Entonces se enamoró de Tithonos, el hijo del rey troyano, al que secuestró, como ya había hecho con Céfalo.


De él nació Memnón, que cayó en batalla contra los griegos ante Troya.
Zeus concedió a Eos la petición de hacer inmortal a Tithonos, pero la diosa había olvidado pedirle también la eterna juventud, por lo que finalmente se redujo a un caparazón seco y Eos lo encerró tras puertas de hierro para siempre.
Según otro relato, lo transformó en cigarra para que la deleitara con sus gorjeos y mudara de piel anualmente.

En la Iliada, Diomedes, conocido por su excepcional valor y destreza marcial, contó con la ayuda de la diosa Atenea, que favorecía a los griegos en la guerra. Diomedes, con la ayuda de Atenea, era capaz de distinguir a los dioses de los mortales en el campo de batalla viendo a través de sus disfraces. Cuando vio a Afrodita en el campo de batalla, la reconoció como diosa y le apuntó con su lanza, a pesar de saber que herir a un dios podría tener consecuencias nefastas.

Afrodita intentó evitar el ataque de Diomedes huyendo del campo de batalla, pero él la hirió en el brazo con su lanza. La diosa gritó de dolor y cayó al suelo. Su hijo Eros (también conocido como Cupido), que la acompañaba, intentó defenderla disparando una flecha a Diomedes, pero Atenea intervino y desvió la flecha, perdonando la vida a Diomedes.

Sus símbolos son la paloma, el gorrión y el cisne (celestiales), el delfín y la concha (marinos), la rosa, la granada y la amapola (vegetales).
Por sus precursores y su omnipotencia, también es comprensible su elevación a la categoría de “diosa que todo lo puede”.

Venus y Anchisess William Blake Richmond
Venus y Anchisess William Blake Richmond
Imágenes

El nacimiento de Venus,
Sandro Botticelli
Fuente: Wikipedia
Licencia: Dominio público

El nacimiento de Venus,
Alexandre Cabanel
Fuente: Wikipedia
Licencia: Dominio público

Venus y Anchisess
William Blake Richmond
Fuente: Wikipedia
Licencia: Dominio público

Venus y Adonis,
François Lemoyne (1688-1737)
Fuente: Wikipedia
Licencia: Dominio público

El secuestro de Psyche
William Adolphe Bouguereau
Fuente: Wikipedia
Licencia: Dominio público


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *